Geral

Queman construcciones para colonos de Ñacunday

El Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (INDERT) denuncia que varias obras construidas en el predio de Santa Lucía, jurisdicción de Itakyry, Alto Paraná, fueron destruidas e incendiadas por desconocidos en el amanecer de ayer domingo. Semanas antes, los desconocidos incendiaron el Puente Zanja Hû y cortaron con motosierras el maderamen para evitar el paso de la mudanza de los sintierras de Ñacunday.

cf04b4524447c86766d670a509dca750_510x280
Desconocidos quemaron varios sanitarios construidos en las tierras recuperadas por INDERT. El hecho ocurrió en horas de la madrugada del domingo 18 de mayo, confirmó la Policía Nacional, en un reporte enviado a la presidencia del ente rural desde el Puesto Policial Nº 10 ubicado en el lugar.

Cuatro de los varios sanitarios de madera con techo de zinc y piso de losa, que se están construyendo en un predio de 102 hectáreas, para la próxima mudanza de familias de Ñacunday, quedaron reducidos a cenizas.

El atropello se produjo alrededor de las 04:00 horas de la madrugada, por parte de personas desconocidas, indica el informe policial.

El reporte señala que a esa hora, efectivos policiales que se encontraban de guardia en las inmediaciones de la propiedad, se percataron del hecho al observar las llamas que provenían de unos 2 mil metros del lugar y en compañía del personal militar de guardia se constituyeron en el lugar para constatar lo ocurrido.

Los uniformados encontraron cuatro letrinas de madera totalmente consumidas por las llamas. Aparentemente, las nuevas construcciones fueron rociadas con combustible y luego incendiadas, indica el informe. Dos letrinas más fueron derrumbadas y no pudieron ser quemadas, agrega.

Los baños quemados por los desconocidos se encuentran en un lugar oculto por la plantación de maíz, explicaron los intervinientes.

Los supuestos autores, al percatarse de la presencia policial-militar, se dieron a la fuga hacia un monte lindante con el lugar, señala el informe policial. Se trataría de pobladores de la zona, indica.

El hecho fue comunicado al asistente fiscal de turno, Luís Alberto Díaz Colina, del Ministerio Público con sede en Minga Porâ.

Este no fue el primer atentado contra la propiedad recuperada por el Estado, en Santa Lucía. Anteriormente, el domingo 4 de mayo de este año, también desconocidos procedieron a quemar llantas sobre el puente que cruza el arroyo Zanja Hû, vía de acceso a la colonia. Aquel primer hecho buscaba frustrar el traslado de 50 voluntarios sintierras de Ñacunday que debían iniciar la construcción de las mejoras en su futura comunidad.

La Policía prosigue las investigaciones para el esclarecimiento del hecho.

Santa Lucia, es una propiedad del INDERT, recientemente recuperada. Tiene 3160 hectáreas que se encontraban ocupadas y explotadas con cultivos extensivos mecanizados por brasiguayos, sin pagar por la propiedad del Estado, y donde el INDERT resolvió reubicar a los campesinos sin tierras de Ñacunday que acampan bajo carpas desde hace 12 años.
LA NACION

Haga clic para comentar

Más popular

Arriba