Geral

Brasil estudia privatizar o liquidar unas 100 empresas estatales

El nuevo Gobierno brasileño estudia privatizar o liquidar un centenar de empresas estatales para aliviar la abultada deuda pública, informó ayer, martes, el ministro de Infraestructura, Tarcísio Gomes de Freitas

notas

“Es muy posible ponerlo en práctica si se tiene en cuenta que muchas son subsidiarias. No estamos hablando solo de privatizaciones, estamos hablando también de liquidaciones de empresas que hoy ya no tienen sentido”, declaró Gomes de Freitas a la radio CBN antes de participar en el segundo consejo de ministros desde que el Gobierno del presidente Jair Bolsonaro asumió el poder. “Las liquidaciones van a aliviar el presupuesto y va a ir sobrando dinero para invertir en otras prioridades”, agregó el ministro, sin detallar cuáles.

El programa de Bolsonaro, ultraliberal en lo económico, prevé llevar al extremo el plan de privatizaciones anunciado por el ex mandatario conservador, Michel Temer.

Durante la campaña, Bolsonaro, que puso al frente del ministerio de Economía al economista ultraliberal Paulo Guedes, dijo que de las 138 empresas estatales que tiene Brasil a nivel federal, “100 podrían privatizarse tranquilamente”.

El programa electoral del ex militar, de 63 años, manifestaba la intención de recortar los déficits y reducir la deuda pública en 20% mediante privatizaciones, concesiones y la venta de propiedades públicas. Décadas de visión estatizante de la economía convirtieron a Brasil en uno de los países con más empresas estatales del mundo, con gigantes como Petrobras, Eletrobras o la Caixa Económica Federal.

Si se tienen en cuenta las compañías controladas directa o indirectamente por los estados y los municipios, la cifra se eleva a 418, según un reciente estudio de la Fundación Getulio Vargas (FGV).

La semana pasada, Bolsonaro anunció que su Gobierno atraerá rápidamente inversiones iniciales por valor de USD 1.800 millones de dólares en concesiones de vías férreas, 12 aeropuertos y 4 terminales portuarios. Según dijo el ministro, entre los casos que están bajo análisis, figuran unos 5.000 kilómetros de carreteras, así como los contratos de otros 4.000 kilómetros ya en manos privadas, pero con contratos que vencerán próximamente y pudieran ser renegociados.

Después de la primera reunión ministerial el jueves, el jefe de gabinete, Onyx Lorenzoni, afirmó que el Gobierno venderá algunos de los 700.000 inmuebles que posee. Además de estos, alquila otros edificios para alojar entidades reguladoras. Según Guedes, Brasil tiene activos a ser privatizados por valor de 1 billón de reales (270.000 millones de dólares).

Comentarios
Hasta arriba