Conectate con nosotros

Geral

Por peladares del Chaco se dejan de ganar US$ 78 millones solo en ganadería

Publicado

en

La región Occidental cuenta con un total de 24.692.500 hectáreas, de las que unas 10.000.000 Has. corresponden a pasturas para ganadería, pero 15% (1.500.000 Has.) se estima que están degradadas y consecuentemente improductivas, por el paso del tiempo y la falta de buen manejo agronómico como la rotación de cultivos. Si se lograra dar vida a este 15% de tierras se podría generar un ingreso de US$ 78 millones más al año a los productores en el Chaco paraguayo, explicó Martín Cubilla, ingeniero agrónomo máster en biodinámica y manejo de suelos. ABC 4 DE AGOSTO DE 2019 – 01:00 Previous

peladares
peladares
Chaco
Chaco
Por peladares del Chaco
Por peladares del Chaco

 Next

Agregó que es sabido que en la región Oriental la agricultura logró un mayor protagonismo en los últimos años, incluso empujó a la ganadería a otras zonas, principalmente al Chaco. No obstante, y pese a ello, hay productores que supieron combinar la agricultura y ganadería, sumándole incluso el rubro forestal para optimizar resultados. El suelo del Chaco central es considerado como uno de los más fértiles del mundo, por no decir el más fecundo para la ganadería y últimamente ya utilizado también para agricultura, agregó el especialista. Sin embargo, acotó, tropieza con el problema de los denominados peladares (fotos), que son considerados áreas inertes, y que de las 10.000.000 de Has. que son de pasturas en la región Occidental, 1,5 millones son peladares, en tanto improductivas.

Actualmente, por este caso específico, se estima que se deja de ganar unos US$ 78 millones año a raíz de los “peladares”. Este monto se da de acuerdo a la conversión ganadera, de ganancia cabeza/hectárea/año, de US$ 52 (fuente MF Economía) multiplicando este monto por 1,5 millones de Has. de peladares (área improductiva), lo que arroja una importante cantidad de oportunidad de ganancia, apuntó.

“En la última campaña de soja chaqueña, el área de siembra fue de 30.000 Has., siguiendo con la estimación del 15% del área, que está compuesta por peladares, la oportunidad de ganancia, o lo que se dejó de percibir, representó US$ 3 millones”, acotó.

Siguió diciendo que imaginando un total de 2.000.000 Has. de soja, con el 15%, el impacto económico, con respecto a 2018, se estima en unos US$ 81 millones. Es una cifra importante cuando pensamos en inversiones en la zona como caminos, infraestructuras o recuperación de suelos.

Producir más en el mismo espacio

Se estima que en este momento somos 7.500 millones de habitantes en el planeta, y que para el año 2050 llegaremos a 9.500 millones por lo que habrá mayor necesidad de alimentos. Esto, sin dudas, representa para Paraguay una gran oportunidad de seguir mejorando en lo que es la producción agropecuaria, siempre y cuando conozcamos nuestros suelos y manejemos con criterios agronómicos de conservación y preservación, que es la única manera que podremos producir más y mejor en el mismo espacio. “Incorporar sistemas de producción sustentable como es el sistema de siembra directa, rotación de cultivos con incorporación de abono verde como cultivos de cobertura, e integración agricultura/ganadería son los caminos que ayudarán a aumentar la productividad a nivel país, pero en este caso, en el Chaco”, indicó Cubilla.

Integración agricultura-ganadería

Para el profesional el deseo de integrar la agricultura con ganadería no solo rompe un circuito de empobrecimiento del suelo, sino que suma rentabilidad a la actividad productiva.

¿Como ganar más dinero? Haciendo números (siempre para el Chaco), y tomando estudios realizados junto a MF Economía, si se registra una ganancia de US$ 52 por cada cabeza de ganado bovino, que es manejado en una hectárea al extrapolar a mil hectáreas, se logran US$ 52.000 de renta bajo el manejo de la ganadería, pero al sumarle 300 Has. de maíz ayuda a intensificar el ciclo ganadero manteniendo la misma cantidad en menos área. Sobre esta línea de trabajo se logran US$ 118.300 de renta; es decir, 127% más de ingreso. Pero, si se sumara a esto otro rubro mediante la incorporación de soja en 300 Has. y 200 Has. de maíz, y dejando la pecuaria sobre 500 Has., se logra un retorno de US$ 215.300, que representa 315% más, o cuatro veces más con relación a una práctica netamente ganadera. Estos estudios fueron realizados en torno a rindes de maíz (5 Ton/Ha.) y soja (2.8 Ton/Ha.) por debajo de lo obtenido en estas experiencias, en donde la soja han alcanzado más de 4000 Kg. por Ha. y en el caso del maíz hasta 9 toneladas por Ha.

Entre los beneficios de la integración se encuentran la reforma de pasturas viejas para producir granos y forrajes; renta a través de la agricultura; producción de forraje para el invierno cubriendo el bache forrajero invernal y mayor carga en verano implementando confinamiento en invierno en categorías estratégicas.

Las prácticas de movimiento de suelo como rastroneadas o disqueadas deben dejarse totalmente de lado, ya que está más que comprobado que son las que más favorecen al empobrecimiento del suelo. En el caso de los ganaderos del Chaco, la gran mayoría sufre de la degradación del campo, enmalezamiento pronunciado y reducción de productividad, lo cual va disminuyendo el margen de ganancia. Sin embargo, al recuperar el recurso más importante de todo el productor, el suelo, pueden combinarse alternativas sustentables que ayudarán a mejorar los niveles de ganancia. Algunas de las recomendaciones se basan en la rotación de cultivos, con incorporación de abonos verdes como cultivos de cobertura, trabajando con especies como centeno, triticale, cebada, nabo forrajero, crotalarias, milleto, vicia, además de las pasturas como la bachiaria ruziziensis, gatton panic además de los cultivos comerciales como soja, maíz y trigo.

Sistema eficaz

Finalmente el especialista destacó que toda inversión tiene un costo, y siempre dependiendo de lo que se quiera encarar puede ser bajo, medio o alto, pero lo que no se debe hacer es “probar”, pues de no resultar esa prueba, la pérdida puede ser enorme y por ende la decepción puede trabajar en el productor. Un buen asesoramiento y una planificación estratégica serán la base del éxito, pues al incorporar un manejo eficiente del suelo, el planteo ganadero comienza a ser más eficiente, porque se planifican las actividades para la correcta rotación de los lotes y para la terminación de los animales. En cambio, en la agricultura, desarrollar un sistema altamente eficaz eleva los niveles de productividad de los cultivos comerciales como soja y maíz.

“En conclusión debemos decir que Paraguay tiene un potencial muy importante de crecimiento al mejorar las condiciones de los suelos, pero en el caso del Chaco instamos a los productores a trabajar sobre experiencias logradas y que busquen asesoramiento con empresas y profesionales con capacidad de trasmitir los conocimientos generados hasta el momento”, concluyó.

Sigue leyendo
Anuncio

Más popular