Conectate con nosotros

Notas

La Policía y la Senad iniciaron ayer entre Ypejhú y Villa Ygatimí un megaoperativo denominado “Oñondivepa 7”.

Publicado

en

La Policía y la Senad iniciaron ayer entre Ypejhú y Villa Ygatimí un megaoperativo denominado “Oñondivepa 7”.
FK
Esta operación tiene el fin de anular la mayor cantidad de cultivos de marihuana posible en un área dominada por el “clan” Acosta Marques, responsable del asesinato del periodista Pablo Medina Velázquez. Una dotación de 100 hombres reforzaron la misión iniciada hace un mes, que busca dar con los autores del sonado crimen.

Las incursiones se desarrollaron en dos frentes, ya que el medio centenar de elementos de la Policía montó una base de operaciones a ocho kilómetros de Villa Ygatimí, sobre el camino que une esta ciudad con Ypejhú, a unos 50 kilómetros de Curuguaty, donde era corresponsal Medina, siempre en el departamento de Canindeyú.

Los agentes especiales de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad), por su parte, actuaron más hacia el norte, en la zona de Ypejhú, cerca de la frontera seca con el Brasil, en uno de los principales bastiones de los hermanos Vilmar, Wilson y Vidal Yuner Acosta Marques, buscados por el asesinato de nuestro compañero y de su acompañante Antonia Maribel Almada Chamorro.

Ambas fuerzas operan con un helicóptero cada uno.

La intervención antidrogas en la zona baja de Canindeyú se lleva a cabo en el marco de una respuesta a la población local, que denunció que más de la mitad de los lugareños trabajan en la marihuana.

De acuerdo con los datos, la mayoría de las grandes parcelas de la hierba que fueron detectadas en los sobrevuelos son financiadas por la red del ahora exintendente de Ypejhú, Vilmar “Neneco” Acosta Marques.

Los organismos de seguridad, asimismo, mantienen los rigurosos controles en el centro de Ypejhú, en un intento por dar con los asesinos de Pablo Medina.

Sigue leyendo
Anuncio
Anuncio
Anuncio

Recientes

Facebook

Más popular