Conectate con nosotros

Notas

Ortigoza vendió aeropuerto de Capitán Bado al clan Barakat

Publicado

en

En octubre de 2012 adjudicó a Alí Hatem Barakat un lote de 10 hectáreas, que resultó ser la pista de aviación. El joven de origen árabe pagó apenas 5 millones de guaraníes por la propiedad que está a metros de la frontera.
AEROPUERTO
Un negociado de «alto vuelo» despegó en octubre del 2012 del aeropuerto municipal de Capitán Bado, Departamento de Amambay, que el Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert) adjudicó en venta por solo 5 millones de guaraníes a Alí Hatem Barakat, un joven de 24 años que sería hijo de uno de los miembros del clan Barakat, que operaba en Ciudad del Este.
ortigoza-vendio-aeropuerto-capitan-bado-al-clan-barakat
Por resolución N° 2572 del 24 de octubre de 2012, el entonces presidente del Indert, abogado Luis Ortigoza, adjudicó a Alí Hatem Barakat el lote agrícola CH-92 de la colonia Caaguy Poty, distrito de Capitán Bado, que posee una superficie de 9 hectáreas con 9.986 metros y 6.430 centímetros cuadrados.

El lote CH-92 no es otro que el mismísimo aeropuerto de Capitán Bado, que se encuentra a metros de la frontera seca con Brasil y sobre la ruta que une esta ciudad con Pedro Juan Caballero, es decir, un lugar de gran valor estratégico. Así lo comprobaron la abogada Gail González y Juan Pablo Bóveda, directora regional del Indert en Amambay y agente de la institución en Capitán Bado, respectivamente, quienes se constituyeron en el lugar para verificar las condiciones de ocupación del inmueble, a pedido de Justo Cárdenas, actual presidente del ente agrario.

Se trata de una pista de aviación enripiada de aproximadamente 1.100 metros de longitud que desde 1958 funciona como aeropuerto municipal, según relató Ranfis González, intendente de Capitán Bado. Se encuentra a la entrada de la ciudad, a unos 800 metros de su centro comercial.

Este caso muestra de manera escandalosa cómo opera la rosca mafiosa de funcionarios del Indert, que vende lotes que incluso ya no serían propiedad de la institución, como acontece con el lote en cuestión, sino patrimonio municipal.

La adjudicación de Ortigoza se hizo a base de un número de expediente que no existe y mediante documentos de contenido falso, como la solicitud de compra del lote por parte del recurrente, firmado por el entonces director departamental del Indert, ingeniero Ostaciano López González, que señalaba que Alí Hatem Barakat ocupaba el inmueble y que había introducido mejoras, lo cual luego se comprobó que era falso.

¿Agricultor? Alí Hatem Barakat nació en Ciudad del Este el 13 de enero de 1990, según su cédula policial. En la solicitud de compra del lote CH-92 se declaró «agricultor» y que hacía 5 años ocupaba el inmueble.

Sin embargo, en su perfil de Facebook se lee que reside en Santiago de Chile y en Foz de Yguazú. Por las fotos que se observan, Alí Hatem lleva una buena vida alejado de las penurias del campo.

El «agricultor» de Capitán Bado sería en verdad hijo de Hatem Barakat, comerciante libanés que, según la página web de la Embajada de los EEUU en Asunción, es hermano de Assad Ahmad Barakat, líder del clan Barakat y sindicado como financista del Hezbollah en la Triple Frontera. Assad Ahmad fue extraditado de Brasil a Paraguay, y aquí fue condenado a 6 años de prisión por evasión de impuestos.

Un tercer hermano del clan es Hamze Ahmad Barakat, también comerciante, que fue detenido en mayo pasado en Curitiba, Brasil, acusado de perpetrar una millonaria estafa.

De acuerdo a la página web de la Embajada de EEUU, el padre del «agricultor» de Capitán Bado vive actualmente en Iquique, Chile, donde se dedica al comercio y anteriormente poseía un negocio de electrónica en Ciudad del Este. Según el portal, fue investigado por la Interpol de Buenos Aires por presunta vinculación con células del Hezbollah, organización política proiraní a la que se atribuye el atentado contra el edificio de la AMIA en la capital argentina.

En julio de 2013, a semanas de que el gobierno de Federico Franco entregue el poder a Horacio Cartes, la rosca de funcionarios del Indert entró en una cuenta regresiva casi desesperante para finiquitar el título de propiedad a nombre Alí Hatem, quien el 7 de agosto, una semana antes del traspaso de mando, pagó al Indert 5.119.323 guaraníes por el lote CH-92 de 10 hectáreas, a 450.000 guaraníes por hectárea.

El pasado 10 de junio, el actual presidente del Indert revocó la adjudicación a favor de Alí Hatem y dispuso que el caso sea denunciado al Ministerio Público.UH

Sigue leyendo
Anuncio
Anuncio
Anuncio

Recientes

Facebook

Más popular