Conectate con nosotros

Notas

Paraguay, Uruguay y Costa Rica destacan en la región en lucha contra la covid-19

Publicado

en

Asunción, IP.- Mientras que Brasil y Estados Unidos baten tristes récords en cuanto a cifras de muertos e infectados por covid-19, países como Paraguay, Uruguay y Costa Rica destacan por su manejo de la pandemia en la región, destaca el medio estatal alemán DW.

Con 2,1 millones, América es actualmente el continente con el mayor número de contagios por covid-19 en el mundo. Sin embargo, las cifras de tres países llaman la atención a nivel regional y, en parte, mundial.

De acuerdo con los Ministerios de Salud respectivos, en Costa Rica se han registrado 866 casos del coronavirus SARS-CoV-2 y 10 fallecimientos. Uruguay contabiliza 20 muertos de un total de 738 casos positivos, y las autoridades paraguayas informan de 829 contagios y 11 fallecimientos.

Algo que los tres países tienen en común es que sus gobiernos actuaron rápidamente, explica Carin Zissis, de la organización Sociedad de las Américas/ Consejo de las Américas (AS/COA).

Costa Rica, por ejemplo, fue el primer país centroamericano en el que se registró un caso positivo de covid-19 y, a pesar de su fuerte dependencia del sector turístico, a los pocos días cerró sus fronteras y restringió los viajes.

Uruguay, por su parte, declaró la emergencia sanitaria y cerró las escuelas el mismo día en que se confirmaron los primeros casos. «De los tres países, también es el país con la mayor tasa de pruebas», dice a DW. Paraguay, por su parte, aplicó las medidas de cuarentena tras confirmarse el segundo caso de contagio.

No obstante, puesto que no son los únicos países latinoamericanos que reaccionaron rápidamente a la pandemia, Zissis también destaca factores locales, como el hecho de que los tres países tengan poblaciones relativamente pequeñas. «En la región latinoamericana hemos visto que las aéreas metropolitanas masivas como Sao Paulo y la Ciudad de México son los epicentros».

Brasil, una amenaza regional

Guillermo Sequera, Director General de Vigilancia de Salud de Paraguay, hace un balance positivo de la fase de levantamiento gradual de las medidas de confinamiento. En entrevista con DW, cita al autor Roa Bastos, que describió a Paraguay como una «isla rodeada de tierra» y explica que se trata de un país «con movimiento y conectividad relativamente bajos a las grandes urbes del mundo. La conectividad global del territorio define la velocidad en la que se instala la epidemia».

Sin embargo, la exitosa respuesta gubernamental al coronavirus podría verse afectada por el manejo de la crisis en la región. En opinión de Guillermo Sequera, «el problema ahora es Brasil. Argentina creemos que está tomando medidas de protección internas que terminan ayudando a la región y a nuestro país. Lo que ocurra en Brasil definirá el ritmo de la epidemia regional y de todas las medidas no farmacológicas que se están implementando».

Luis Roberto Escoto, representante de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en Paraguay, señala que, en ese sentido, también preocupa la cantidad de ciudadanos paraguayos que quieren regresar al país. «Los esfuerzos están enfocados en organizar estos ingresos de una forma más fluida, ordenada y controlada desde el punto de vista sanitario y social. La cooperación internacional también está apoyando al país para abordar este gran desafío», cuenta a DW.

Su colega Giovanni Escalante Guzmán, representante de la OPS en Uruguay, concuerda en que, a nivel regional, el «principal desafío es la implementación de un adecuado control sanitario y medidas preventivas al ingreso de casos no diagnosticados en la amplia frontera seca que el país tiene con Brasil, particularmente en ciudades binacionales como Rivera-Livramento y Chui».

Uruguay, un caso de éxito

Según el experto, «el país muestra una evolución epidemiológica que indica que la pandemia de covid-19 está contenida». Mientras que la tasa de letalidad en América asciende al 6 por ciento, en Uruguay se ha mantenido estable en torno al 2,7 por ciento.

Entre los principales factores que contribuyeron a contener la propagación en el país sudamericano, Giovanni Escalante menciona «el nivel sostenido de inversión pública en salud por más de 15 años» y subraya que «Uruguay tiene una ventaja comparativa respecto a otros países por su solidez institucional, tradición democrática y cívica con credibilidad relativa importante en sus dirigentes, una fuerte presencia del Estado en campos como salud, seguridad social, sistema educativo y capacidad de regulación del sector privado».

Asimismo, destaca el «civismo de la población que acató y cumplió con las medidas sin necesidad de hacerlas obligatorias».

Sigue leyendo
Anuncio

Más popular