Conectate con nosotros

Notas

Santa Rita llora partida de un hombre bueno; corazón noble y espíritu solidario

Publicado

en

Liro Osmar Gioris era concejal en Santa Rita. ¡Falleció pero su ejemplo queda!. Un hombre honrado, decente y con esas dos virtudes colaboró en la concejalía de Santa Rita, Alto Paraná, durante casi cuatro periodos. Murió en Brasil, su país de origen. Un ciudadano de bien. Siempre estuvo preocupado por su amada ciudad paraguaya. Fue tan cuidadoso en el uso del dinero público, que muchas veces no era comprendido por las Intendencias de turno. Era un hombre bueno. De tremenda bondad.

Obrero de la construcción y joyero, antípodas en la labor de un hombre, esos eran los oficios de este inmigrante que abrazó la doctrina de su partido, al cual se afilió: Patria Querida, para representarlo en la municipalidad de aquella ciudad.

En Brasil, en su juventud, fue pocero. Cavaba, a pura paleada, pozos para agua o para baños (pozo ciego).En Paraguay fue albañil, mezclador, techador y, curiosamente, artista con los metales preciosos. Se hizo joyero, que para estos tiempos sigue su familia en Santa Rita.

Don Liro, como lo conocían en Santa Rita, tenía la “extravagancia” de ayudar a los más necesitados de su zona; ya será aportando alimentos a una familia, ayudando documentar a los que necesitan, transportar a enfermos a sanatorios de Brasil o para alentar a los jóvenes a seguir estudiando.

“No hago para que me voten, hago porque esa es mi misión”, dijo en una oportunidad a El País. “Mi papel es ayudar y lo hago con gusto”, agrega aclarando que parte de su sueldo destinaba a su solitaria acción social. Su tarjeta personal es curiosa, dice: “Concejal municipal periodo 2001 al 2015 (de nuevo ganó para hasta 2020) Liro Osmar Gorris – con mucho trabajo, respeto y honestidad ¨diga no a la corrupción¨”.

Mas, lo curioso que muchos santarriteños saben de él es que en siete oportunidades diferentes los médicos le dieron por muerto tras determinadas crisis de salud. De todas salió con vida y cada vez más fortalecido. “Dios quiere que siga ayudando en las medidas de mis posibilidades”, dijo en reciente visita que le hicimos en Santa Rita.

La gente que le conoce le llora y lamenta su ida. Un hombre bueno, de corazón noble, solidario, hoy ya no está con nosotros, pero su luz y ejemplo queda en Santa Rita. Sus amigos, quienes compartieron con el sabe de su corazón de bien y espíritu solidario. ¡Gracias por todo querido Liro!

PUBLICIDADE.
1880619e-b414-494e-b4f2-8f3182ea674b

Sigue leyendo
Anuncio
Anuncio
Anuncio

Recientes

Facebook

Más popular