Geral

Fiscalía quiere escuchar a diputada protectora del “narcointendente”

La diputada colorada Cristina Villalba, sindicada como la protectora de Vilmar “Neneco” Acosta, supuesto autor moral del crimen del periodista Pablo Medina, deberá prestar testimonio ante el Ministerio Público.

VI
Imágenes
Efectivos de Antinarcóticos de la Policía recogen los “ladrillos” de marihuana descubiertos en el campamento en la estancia “Dos Naciones” de Vilmar “Neneco” Acosta. / ABC Color AMPLIAR

LA FISCALA SANDRA QUIÑÓÑEZ YA LE REMITIÓ UN OFICIO. LA LEGISLADORA POR CANINDEYÚ DEBERÁ FIJAR EL LUGAR Y LA HORA DE SU DECLARACIÓN, SEGÚN EL OFICIO.

Este privilegio para los parlamentarios está previsto en el Código Procesal Penal. Sin embargo, ello no impide que Villalba, si quiere, vaya hasta la fiscalía a cargo de la agente encargada de la investigación del crimen de Pablo Medina y su acompañante Antonia Almada.

En declaraciones a la prensa, la diputada de la ANR había admitido que conversó con Acosta después del crimen. Dijo que la charla fue breve y que le aconsejó al intendente de Ypejhú que se pusiese a disposición de la justicia.

Villalba también apuntó que esa llamada informó al fiscal general del Estado, Javier Díaz Verón.

La parlamentaria negó que haya abogado por “Neneco”, quien forma parte de su movimiento interno. INCLUSO, EN UNA CONFERENCIA DE PRENSA, LA LEGISLADORA AFIRMÓ QUE NO LO PODÍA EXPULSAR DE SU GRUPO POLÍTICO, HASTA TANTO LA JUSTICIA LO DECLARE CULPABLE.

Sin embargo, presionada por el repudio ciudadano, la también exgobernadora del departamento de Canindeyú cambió de postura y ya trató de desvincularse de “Neneco”, que siempre habría contado con la protección de Villalba.

Uno de los fuertes indicios de que el intendente de Ypejhú contaba con protección política, es que la estancia “Dos Naciones” perteneciente a su familia nunca fue allanada, pese a los fuertes indicios de que en el lugar se procesaban enormes cargamentos de marihuana que iban a parar al mercado brasileño.

Solo después del asesinato de Medina, efectivos de la Policía a cargo del director de Apoyo Técnico Críspulo Sotelo y el jefe de Antinarcóticos Bartolomé Báez López, además del fiscal Néstor Cañete, allanaron la narcoestancia y encontraron una estructura bien montada para el acopio de la droga.

PERICIA CLAVE

La pericia del número del celular que usaba Vilmar “Neneco” Acosta Marques determinará con quién o quiénes se comunicó antes, durante y después del asesinato. También permitirá saber cuántos minutos se comunicó con la diputada Villalba, quien aseguró a la prensa que solo habló brevemente con el supuesto autor moral del asesinato de Pablo Medina.

La investigación determinó hasta ahora que Wilson Marques Acosta, hermano de Vilmar, fue uno de los sicarios reconocidos por una sobreviviente del ataque en el que perdió la vida el corresponsal de ABC Color en Curuguaty. Gustavo Acosta Gadea (23), alias “Chiqui”, hijo de Wilson, habría sido el otro pistolero que tuvo directa participación en el atentado perpetrado en el distrito de Villa Ygatimí.

Al “clan” Acosta Marques se atribuyen asesinatos por encargo de al menos 24 personas, entre ellas criminales que respondían a la misma facción, en los últimos tres años. Con absoluta protección política, ninguna de las investigaciones contra Vilmar y Wilson avanzaron.ABC

Haga clic para comentar

Más popular

Arriba