Conectate con nosotros

Notas

Atribuyen a Neneco Acosta asalto a comisaría para liberar a sicario

Publicado

en

Por Juan Carlos Lezcano Flecha;ABC
Desde 2010 y en reiteradas oportunidades, el periodista de ABC Color Pablo Medina (ultimado el jueves) publicó sobre los vínculos del intendente de Ypejhú Vilmar “Neneco” Acosta (ANR) y su familia con el narcotráfico y otros crímenes violentos. Aún así las autoridades nunca tomaron medidas en el caso. Hoy el jefe comunal está prófugo por el asesinato de Medina.
RT

En octubre de 2010 dos hermanos del entonces candidato a la intendencia de Ypejhú por el Partido Colorado, Vilmar “Neneco” Acosta Marques, fueron acribillados.

De acuerdo con los investigadores el ataque fue perpetrado por miembros de la familia Giménez Suárez. Pablo Medina, corresponsal de ABC Color -asesinado el pasado jueves-, publicó la noticia relatando el enfrentamiento de larga data entre ambas familias supuestamente vinculadas al narcotráfico.

Al político colorado, en aquel entonces miembro del movimiento Vanguardia Colorada del exvicepresidente Luis Castiglioni, no le gustó para nada el trabajo del periodista y en reiteradas ocasiones lo amenazó, advirtiéndole que nadie ensuciaba su nombre, y obligándolo a vivir acompañado por custodia policial. Medina lo había vinculado con conocidos nombres de la mafia fronteriza como Fernandinho Beira Mar y Líder Cabral.

Días después, Wilson Acosta Marques, hermano del intendente, quien actualmente es señalado como uno de los sicarios que acabaron con la vida de Pablo, era detenido en Brasil luego de haberse fugado tras ser acusado de la autoría de un triple homicidio.

Pese a las amenazas, Pablo Medina nunca se quedó callado ni dejó de denunciar las irregularidades en las que se veía envuelta la familia del político colorado. De hecho, poco tiempo después relató que, pese al combate desplegado en la zona, el negocio de la marihuana seguía igual que siempre y que uno de los mayores vinculados a la cuestión era “Neneco”.

Quema de archivos

En diciembre de 2010 se inició una serie de asesinatos llamativos en la zona, en los que caían como víctimas hombres relacionados a quien ya entonces había sido electo intendente de Ypejhú. El primer caído fue Francisco Félix Bogado, ejecutado a balazos en una chacra perteneciente a un efectivo policial. La víctima trabajaba como “seguridad” de la banda de presuntos narcotraficantes liderada por Wilson Acosta Marques.

Ese mismo mes sicarios vinculados al jefe comunal asesinaron a Luis César Benítez, quien trabajaba como cuidador de la casa de dos hermanos que serían matones de la familia Giménez Suárez.

En enero de 2011 el cuerpo sin vida de una empleada doméstica fue encontrado en una casa de madera ubicada en la parte trasera de la vivienda del jefe comunal.

Poco antes, un joven de apenas 18 años fue encontrado sin vida bajo un puente de hormigón armado construido sobre el arroyo Aparay. Entre los sicarios que lo mataron se encontraba uno de los hermanos de “Neneco”.

En febrero de 2011 un sicario que operaba para “Neneco” irrumpió en una discoteca y mató a un estudiante y al propietario del local nocturno. El pistolero había iniciado la balacera tras confundir al estudiante con un matón que fue contratado para eliminarlo.

De acuerdo a una crónica enviada entonces por Pablo Medina, relataba que existían rumores de que Acosta Marques ordenó la muerte de todos los sicarios que operaban para él, en el marco de un operativo de “quema de archivo”.

Detenido y liberado

El 17 de febrero de 2011 Vilmar Acosta Marques y su padre, Vidal Acosta, fueron detenidos por orden de la fiscal Ninfa Mercedes Aguilar luego de que se hallaran cabellos y cuero cabelludo de seres humanos en la propiedad del último, ubicada en el barrio Virgen de Fátima de Ypejhú.

Un día después se encontraron huesos humanos en la misma propiedad. Ambos fueron llevados a la penitenciaría regional de Coronel Oviedo, medida confirmada por el Tribunal de Alzada de Salto del Guairá, instancia que semanas después decidió volver sobre sus pasos y liberarlos.

“Neneco” salió libre el 11 de marzo, apenas dos días antes de las internas de la ANR, durante la que su movimiento consiguió una gran victoria en su distrito.

Según los propios fiscales del caso, el cambio de decisión se había dado luego de una grosera intromisión del ministro de la Corte Víctor Núñez. Los jueces que liberaron a los Acosta fueron enjuiciados y encontrados culpables de irregularidades, aunque se les dio apenas un apercibimiento como sanción.

Casi de manera paralela, un enorme operativo encontró 1.200 hectáreas de marihuana diseminadas en varias parcelas en las áreas boscosas, incluidas la reserva de la biosfera del Mbaracayú. Pablo Medina volvió a vincular a los Acosta Marques con el negocio.

La violencia no paró en el entorno de esta familia que dejó el castiglionismo para pasar a filas del cartismo. En enero de 2012 sicarios de Acosta Marques mataron a Secundina Martínez Vallejos frente a sus dos hijos. Los malvivientes llegaron en una motocicleta hasta la vivienda de la mujer y abrieron fuego desde afuera de la misma, matándola e hiriendo a ambos jóvenes.

En enero de 2013 dicen que Acosta encabezó una turba que forzó la liberación de uno de sus sicarios, quien había sido detenido como sospechoso de un asesinato.

En mayo de este mes reportaba que Gustavo Acosta Gadea, uno de los sobrinos de “Neneco”, era buscado por el asesinato de un hombre en Villa Ygatimí, la zona de la que provienen todos los sindicados como supuestos sicarios de Acosta Marques. Gustavo es otro de los buscados por su posible vinculación con el asesinato de Pablo.

Esta es apenas una parte de las publicaciones del periodista de ABC Color Pablo Medina. Pese a las numerosas denuncias documentadas realizadas por el periodista, las autoridades nunca tomaron medidas.

[email protected]

Sigue leyendo
Anuncio
Anuncio
Anuncio

Recientes

Facebook

Más popular