Conectate con nosotros

Curuguaty

Campesinas de Curuguaty y San Pedro denuncian escasez de medicamentos

Publicado

en

Antibióticos, analgésicos y guantes son algunos ítems que no hay en los puestos de salud de San Pedro y Canindeyú. Los pobladores exigen una salud integral y la provisión constante de productos farmacéuticos.
campesinas-denuncian-escasez-medicamentos-e-insumos-basicos
La carestía de medicamentos e insumos, la nula atención a embarazadas y parturientas, la falta de médicos, ambulancias y equipamientos, y las precarias infraestructuras de los puestos de salud son algunas falencias que se presentaron ayer en el marco de la denuncia pública denominada El pueblo sin salud, que incluyó la exposición de fotografías y testimonios de mujeres de San Pedro y Canindeyú.

«La salud está en terapia», señaló Dora Flecha, responsable del Departamento Mujer del Partido Paraguay Pyahurã, al referirse a la acuciante realidad que se vive en los centros de salud del interior del país.

Guantes, jeringas, ibuprofeno, antibióticos, albendazol (desparasitario), jarabes, paracetamol son algunos ítems que no hay en los puestos sanitarios, según mostraron las recetas de farmacias con la inscripción «sin existencia».

DENUNCIAS. Más de 960 habitantes del asentamiento Crescencio González, ubicado en San Pedro, se encuentran a la deriva, especialmente cuando necesitan atención de urgencias para personas accidentadas o embarazadas, debido a que la sede de salud no cuenta con infraestructura para dar respuestas a traumatizados y no está habilitada para partos.

La semana pasada 167 niños y 147 adultos presentaron casos de enfermedades respiratorias, tos, vómitos, diarrea y síntomas de afecciones renales, y no pueden recibir asistencia en el local de la Atención Primaria de la Salud (APS) porque no cuenta con médicos ni remedios, denunció Lidia Cabral, pobladora.

Una clínica móvil brinda ocasionalmente asistencia en el asentamiento que se encuentra a 80 km de la ruta. En los casos graves pagan a personas con vehículos o usan las patrulleras como ambulancias para el traslado de enfermos.

En el asentamiento Huber Duré, de Canindeyú, donde habitan más de 2.000 personas, la realidad es similar, solo que en esta zona se suman los casos de enfermedades y muertes a causa de, supuestamente, los agrotóxicos, situación que se denuncia constantemente por parte de las familias campesinas.

La pobladora Zunilda Ayala señaló que el Estado no se hace responsable de la situación crítica de la zona. Lamentó que tras 14 años de reclamos se haya habilitado recientemente un puesto de salud y ya se registre el desabastecimiento de productos farmacéuticos básicos para la población. Exigen la provisión constante de fármacos para los enfermos.UH

Sigue leyendo
Anuncio
Anuncio
Anuncio

Recientes

Facebook

Más popular