Conectate con nosotros

Notas

Medina estaba a punto de publicar las pruebas contra Vilmar

Publicado

en

Una serie de documentos que se encontraba procesando el corresponsal de ABC Color en Curuguaty, Pablo Medina (53), y que ya tienen en su poder los investigadores, comprometen seriamente al intendente de Ypejhú, Vilmar Acosta Marques (39).

facsimil-del-informe-remitido-por-investigadores-de-la-policia-al-fiscal-de-curuguaty-nestor-canete-con-relacion-al-crimen-del-exintendente_372_494_1150482
Facsímil del informe remitido por investigadores de la Policía al fiscal de Curuguaty Néstor Cañete con relación al crimen del exintendente Julián Núñez Benítez. / ABC Color AMPLIAR

ASESINATO DE PABLO MEDINAVILMAR ACOSTA MARQUEZPRUEBAS
También se ven comprometidos su hermano Wilson Acosta Marques (43) y al hijo de este, Gustavo Acosta Gadea (23), alias “Chiqui”, todos prófugos, en el asesinato del exintendente de la misma ciudad Julián Núñez Benítez, ocurrido el 1 de agosto pasado, y en la muerte de un informante de nuestro compañero, Víctor Franco Benítez, registrada el 3 de octubre pasado en Villa Ygatimí.

Según la serie de pruebas que consiguió Pablo y que estaba contrastando para publicarlas, el “clan” Acosta Marques tuvo directa responsabilidad en la muerte del adversario político de “Neneco”.

En las notas que preparaba nuestro corresponsal figuran cruces de llamadas, descripciones físicas, testimonios y hasta un reconocimiento efectuado por una testigo, quien señaló formalmente que Wilson y su hijo Gustavo siguieron en moto y asesinaron a Julián Núñez Benítez con una escopeta y una pistola, armas similares a las que habrían utilizado para eliminar al periodista. (Ver informe del caso)

Supuestamente, los Acosta Marques mataron al exintendente de Ypejhú para desplazarlo del escenario político local y, principalmente, por haber denunciado que “Neneco” se sostenía con el narcotráfico. Incluso, después de aquel cobarde homicidio, la banda del político colorado emplazó por 12 horas a la familia de su rival para que abandonaran la ciudad.

La investigación oficial ahora determinó que la muerte del exintendente de Ypejhú, Julián Núñez Benítez, fue la primera de las tres ejecuciones en dos meses que materializó el clan Acosta Marques en la zona baja de Canindeyú, ya que además del crimen de Pablo Medina, registrado hace ocho días, el 3 de octubre pasado también ordenaron la muerte de Víctor Franco Benítez, en Villa Ygatimí.

Este último, supuestamente, al igual que el exintendente de Ypejhú Julián Núñez Benítez, habría pasado datos a Pablo Medina sobre la red de narcos del intendente fugitivo “Neneco” Acosta Marques, por lo que fueron asesinados.

De este modo, la Policía y la Fiscalía terminaron de conectar las tres muertes, del exintendente, del informante y del periodista, con el grupo de narcos y matones del “clan” Acosta Marques, el cual comanda el actual intendente, Vilmar, buscado no solo en Paraguay, sino también en Brasil.

Irónicamente, en la investigación periodística de Pablo, Vilmar Acosta Marques era señalado por nuestro compañero como autor material de los otros asesinatos relacionados con las drogas; Wilson como el “escopetero” y conductor de la motocicleta que utilizaban para perpetrar los atentados y el hijo de este último, Gustavo, como el pistolero de la facción. Justamente, estos tres sospechosos que eran investigados por Pablo Medina ahora son los principales responsables de su muerte.abc

Sigue leyendo
Anuncio
Anuncio
Anuncio

Recientes

Facebook

Más popular